Saltear al contenido principal

Centro Comercial Marineda City, 2ª Planta reservas@kartingmarineda.com 881 255 661 Ayúdanos a mejorar

Seguridad Vial – ¿María Ha Tenido Un Accidente A 120 Km/h?

Seguridad vial – ¿María ha tenido un accidente a 120 Km/h?

Estos días se cierra la operación vuelta de vacaciones 2017, la cual deja datos esclarecedores de  que las campañas de concienciación a los conductores surten efecto y que cada vez somos más conscientes de los riesgos que tenemos en cuanto salimos a la vía pública y realizamos desplazamientos, ya sea como peatones, conductores de vehículos a motor ( Turismos, camiones , motocicletas) o vehículos sin motor.

Seguro que si te pones a pensar, tú mismo o alguien de tu entorno cercano se ha visto involucrado alguna vez en su vida en un accidente vial. Atropellos de peatones, accidentes por alcance , fronto-laterales ,…, etc. Los vemos todos los días en las noticias y es curioso ya que nuestro cerebro activa un sistema de auto-protección justificando que ese accidente le ha pasado a otra persona pero eso NUNCA me va a pasar a mi.

imagen-16

Este  Síndrome se puede acuñar coloquialmente como “el síndrome de Superman”,  la frase más característica es “ESO A MI NUNCA ME VA A PASAR”. Pero desgraciadamente los accidentes ocurren y todos estamos estadísticamente expuestos a ellos.

En todos los años que me llevo dedicando a la seguridad vial como Psicólogo formador de la DGT, he podido comprobar que en el 87 % de los accidentes, las secuelas más graves y más difíciles de superar son las Psicológicas y el llamado Trastorno de estrés Postraumático”.

¿POR QUÉ ES TAN LIMITANTE? Básicamente después de un accidente Leve ( Esguince cervical), Grave ( Colisión o atropello), Muy Grave ( Secuelas Físicas de por vida o con resultado de Muerte), La familia y amigos, se preocupan y entienden por nuestras dolencias físicas. ¿ Que tal vas del cuello?, ¡ Después de la operación  vas a estar mejor!. Pero las causas No físicas, no se ven y por lo tanto tienen poca aceptación y comprensión a veces por el propio accidentado y otras por su entorno.

Os pongo un EjemploMaría, 38 años, visitadora médica, su trabajo transcurría haciendo visitas tras visitas, con trayectos largos por toda la zona noroeste. Un día saliendo de una visita en la que había cerrado una muy buena operación para su empresa, en la autopista a 120 km/hora adelantando a otro vehículo, perdió el control de su coche por un reventón de la rueda delantera izquierda, se fue contra la mediana y dio 3 vueltas de campana. Resultó ilesa del accidente. Pero a las 2 semanas , después de unos días de reposo en casa, cuando se disponía a ir al trabajo, se sentó en el coche y empezó a sudar y marearse. En aquel momento María no sabía que estaba sufriendo un síntoma muy característico del Estrés Post-Traumático, La ANSIEDAD.

Llamó a la empresa y ese día se quedó en cama, no le dolía nada pero su cuerpo empezaba a tener diferentes síntomas:

  • Irritabilidad.
  • Insomnio y pesadillas.
  • Recuerdos recurrentes del accidente .
  • Ansiedad ( Sudoración, palpitaciones, aumento de la frecuencia cardiaca).

¿QUE LE ESTABA PASANDO A MARÍA? Básicamente se había enfrentado a una situación estresante en la que no supo cómo actuar y eso le creó miedos y la incapacidad para conducir un vehículo que por otra parte era su herramienta de trabajo. Cuando acudió a mi consulta su mayor miedo era perder el trabajo, su medio de vida.Venía recetada con ansiolíticos, pero no le ayudaban ni a dormir ni a poder subirse a su coche. foto-entrada-seguridad-vial

¿QUE LE AYUDÓ A MARÍA? Después de varias sesiones con ella, decidí que ya era hora de afrontar el estímulo que más le aterraba, volver a conducir un vehículo a motor. Para que se sintiera segura y no poner en peligro su vida y la mía, la convencí para hacerlo en un entorno seguro, un circuito cerrado en el que había medidas de seguridad, escapatorias y que en cualquier momento podríamos parar si ella se sentía incomoda o ansiosa. Es lo que los Psicólogos llamamos terapia de inundación (acercarse al estímulo o situación temida con garantías).

¿Y MARÍA PERDIÓ SU TRABAJO? Pues la verdad es que No. Después de unas cuantas sesiones con ella, no sólo ya no tenía miedo a conducir, le relajaba ya que había alcanzado una gran sensación de control sobre el vehículo y los posibles imprevistos que podían surgir.

De esto me enteré 1 año después cuando dando un curso sobre conducción defensiva para una empresa farmacéutica, me encontré a María y a todos sus compañeros;  Ese año la empresa había decidido en vez de regalar el típico viaje al Caribe al mejor de sus vendedores ( que curiosamente había sido ella), invertir y concienciar a sus trabajadores en seguridad vial.

En mi carrera como la historia de María la visitadora médica, me he encontrado también a Juan que transporta mercancías peligrosas, a Jorge que sufrió un accidente de moto, a Francisco que atropelló a un peatón.

LA PÍLDORA MÁGICA QUE AYUDÓ A TODOS ELLOS A SUPERAR  EL ESTRÉS POSTRAUMÁTICO DESPUÉS DE SU ACCIDENTE FUE,…… ACERCARSE A ESA SITUACIÓN ESTRESANTE Y TEMIDA, LLEVANDO EL CONTROL Y SABIENDO LO QUE OCURRE EN CADA MOMENTO Y POR QUÉ » .

 Héctor Álvarez- Psicologo formador.

Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
x